-Para vivir mejor

Al Estilo Mathey
-Para vivir mejor

Gustavo CADENA MATHEY

Buen día apreciado lector:
Me llegó por internet este comentario que seguramente ya muchos lo han leído en la red, pero para quienes no lo han hecho, se lo comparto por lo valioso.
Se trata de “Consejos de un padre a su hijo para vivir feliz”, que difunde el presbítero José Martínez Colín.
Explica que ante una despedida, sobre todo si es definitiva, querríamos decir muchas cosas y a veces se termina por decir casi nada.
Por ello, un hombre llamado Jackson Brown, cuando su hijo se iba estudiar a una universidad lejos de casa, le escribió unos “Simples Consejos”. Su hijo los distribuyó entre sus compañeros. Tuvieron tanto éxito, que una editorial le pidió autorización para editar un libro: “Vivir Feliz”. Fue un éxito que lleva decenas de ediciones y traducido a varios idiomas.
Son consejos que nos ayudarán a pensar y a vivir mejor: * Observa el amanecer por lo menos una vez al año.* Estrecha la mano con firmeza y mira a la gente de frente a los ojos. * Ten un buen equipo de música.
* Elige a un socio de la misma manera que elegirías a un compañero de tenis: busca que sea fuerte dónde tú eres débil y viceversa. * Evita a las personas negativas: siempre tienen un problema para cada solución.
* Nunca existe una segunda oportunidad para causar una buena impresión. * No hagas comentarios sobre el peso de una persona, o le digas a alguien que está perdiendo el cabello… Ya lo sabe. * Recuerda los cumpleaños de la gente que te importa.
* Se logra más de las personas por medio del estímulo que del reproche: dile al débil que es fuerte y lo verás hacer fuerza. * Anímate a presentarte a alguien que te cae bien, simplemente con una sonrisa y diciendo: “mi nombre es tal, todavía no nos han presentado”.
* Haz lo que sea correcto, sin importar lo que otros piensen. * Dale una mano a tu hijo cada vez que tengas la oportunidad. Llegará el momento en que ya no te dejará hacerlo.
* Aprende a mirar a la gente desde sus sandalias y no desde las tuyas. * Recuerda el viejo proverbio: “sin deudas, sin peligro…” * Aprende a compartir con los demás y descubre la alegría de ser útil a tu prójimo. (El que no vive para servir, no sirve para vivir).
* Acude a tus compromisos con tiempo. La puntualidad es el respeto por el tiempo ajeno. * Confía en Dios, pero cierra tu auto con llave.* Recuerda que el gran Amor, y el gran Desafío, incluyen también “el gran Riesgo”. * Nunca confundas riqueza con éxito.
* No pierdas nunca el sentido del humor, y aprende a reírte de tus propios defectos. * No esperes que otro sepa lo que quieres si no lo dices. * Aunque tengas dinero, haz que tus hijos paguen parte de sus estudios. * Haz copias de las fotos que saques, y envíalas a las personas que aparecen en ellas.
* Trata a tus empleados con el mismo respeto que tratas a tus clientes. * Recuerda que a veces, el silencio es la mejor respuesta. * No descartes una buena idea porque no te gusta de quien viene. * Nunca compres un colchón barato: nos pasamos un tercio de nuestra vida encima de él.
* No confundas confort con felicidad. * Escucha el doble de lo que hablas (por eso Dios nos dio dos oídos y una sola boca).* Cuando necesites un consejo profesional, pídeselo a profesionales y no a amigos.* Nunca envidies: la envidia es el homenaje que la mediocridad rinde al talento.
* Recuerda que la felicidad no es una meta sino un camino: disfruta mientras lo recorres. Y recuerda: la gente más feliz no necesariamente tiene lo mejor, simplemente disfruta al máximo de lo que tiene.
No se trata de llenar un espacio, se trata de reflexionar para ser mejores.
Tenga el lector una semana de paz y armonía.
[email protected]