Terrible realidad / ÓSCAR PEDRO REYES CASTELÁN

El atentado de ayer en Chinameca en contra del alcalde José Antonio Carmona Trolle, cuya esposa, Amairani Patraca García, es precandidata a la presidencia municipal por Movimiento Ciudadano, vuelve a sembrar inquietud por el clima de violencia política.

Lejos de disminuir, la violencia política sigue echando raíces en el estado de Veracruz, principalmente en la zona sur que incluye a Acayucan y Cosoleacaque, aunque también otros municipios enfrentan el mismo problema, entre ellos Jamapa, La Perla, Úrsulo Galván y Tierra Blanca. Lo de ayer fue una clara advertencia, con similitud al caso del edil de Acayucan, Cuitláhuac Condado Escamilla, donde sus domicilios fueron objeto de tiroteos. ¿Qué está pasando? De acuerdo con recopilaciones de hechos, en lo que va del actual gobierno veracruzano, 22 figuras políticas han sido asesinadas, cuatro de ellas en este año. Los casos más sonados fueron los de Maricela Vallejo Orea, alcaldesa de Mixtla de Altamirano, en abril de 2019; del diputado priista Juan Carlos Molina Palacios, en noviembre de ese mismo año; Floricel Ríos Delfín, alcaldesa perredista de Jamapa, en noviembre del año pasado, y de Galdys Merlín Alor, ex diputada y ex alcaldesa priista de Cosoleacaque, y su hija Carla Enríquez Merlín, prospecta a la alcaldía por Morena, sucedido a mediados de febrero pasado; Gilberto Ortiz Parra, aspirante a la alcaldía de Úrsulo Galván, también fue asesinado, y lo mismo ocurrió con el regidor de Sayula de Alemán, Saúl Héctor Velázquez, y Jorge Alberto Baruch Custodia, ex alcalde de Soconusco. Hace poco más de una semana ocurrió la ejecución de María Guadalupe Reyes Raygoza, ex candidata a la alcaldía y ex dirigente municipal del PAN de Astacinga. Estos acontecimientos siguen calentando el ambiente político, y puede esperarse lo peor conforme se acerque la fecha de la elección, en junio próximo. No han esclarecido esos homicidios, y sólo puede observarse un escenario de mayor intensidad de la violencia política, pese al ofrecimiento de la nueva secretaria de Seguridad Pública, Rosa Icela Rodríguez, de crear protocolos para proteger la vida de autoridades, políticos y candidatos a puestos de elección popular.

Mal augurio, y aún peor que las autoridades no sepan qué hacer frente a esta terrible realidad.

Desde hace varios días comenzó a difundirse por redes sociales un calendario de aplicación de primeras, pero sobre todo de segundas dosis de vacunas a los adultos mayores de 60 años en varios municipios del estado, y resultaron creíbles por incluir demarcaciones donde ya están en marcha esos operativos, como Alvarado. La información, aunque no provenía de una fuente oficial, tenía todas las características de ser una información confiable, con origen desde alguna área de Salud de la entidad. Sin embargo, ésta resultó falsa. No hay fecha aún para inocular las segundas porciones del biológico Sinovac y Pfizer, como se señalaba en el citado panfleto, en Jamapa, Veracruz y Boca del Río a partir del 6, 15 y 26 de este mes, respectivamente.

Hay que esperar.

Mail: [email protected]