Boca y Orizaba

Los Políticos

Salvador Muñoz

Hace ya algunos años, hubo lo que se llamó el Corredor Azul, que abarcaba la zona conurbada de Veracruz-Boca del Río, pasaba por Cardel, continuaba en Córdoba y culminaba en Orizaba. Era una especie de fortaleza política que al paso del tiempo y gobiernos, se hace y se deshace.

En estos puntos, bien vale la pena destacar dos asuntos: Boca del Río y Orizaba.

Boca del Río, fuera con gobiernos priístas o panistas, tuvo un despegue económico extraordinario por dos características: es un municipio relativamente joven y tiene lugar para crecer, para desarrollo, para invertir con un plus como lo son sus playas… ¿cuántos empresarios y políticos no se dieron el lujo de adquirir departamento con vista al mar en este municipio? Pregúntenle a los cercanos a Javier Duarte…

Acá, a Miguel Ángel Yunes Márquez le reconocen el impulso que le dio al municipio y se pueden citar dos obras que marcan la historia de Boca y el sello del ex alcalde: El Dren B y el Foro Boca. Por cualquier lado que se le vea, fueron un hitazo… tanto, que el actual alcalde Humberto Alonso Morelli no tiene obra hasta el momento que se acerque (no que compita) a lo realizado por su antecesor.

¿Morelli con Gobierno estatal y federal en contra? Parte de la administración le tocó a Chiquiyunes la misma situación…

En el caso de Orizaba, las cosas son muy diferentes. Es evidente que no se trabaja en función de tres o cuatro años, sino que los alcaldes que iniciaron con Juan Manuel Diez Francos, Hugo Chahín Malluly y hasta hoy, con Igor Rojí, afinan un proyecto a largo plazo, tan largo, que del 2007 a la fecha, cualquier orizabeño y fuereño, espera que se prolongue más y más tiempo este plan municipal que ha cambiado la cara a esta ciudad que de tener un giro totalmente obrero, explotó el resto de sus cualidades y las que no tenía, las generó: pasó a ser una ciudad comercial y para ello, generó atractivos que dieron lugar a flujo de efectivo acompañado de empleo. A falta de playas y mar, balnearios y turismo ecológico, así como cultura, arte e historia, que dicho sea de paso, le sobra a Orizaba.

Se pudiera decir entonces, que Boca del Río y Orizaba son dos de los municipios que los partidos que llevaron al poder a Humberto Alonso Morelli y a Igor Rojí, quisieran mantener; mientras que el resto de los partidos, ¡dar el campanazo!

Como orizabeño de nacimiento y como xalapeño por adopción, la experiencia habla por mí: no le deseo a la Pluviosilla un alcalde de Morena.

Es cierto, Xalapa fue perdiendo su plus porque los gobiernos priístas no supieron hacer el uno-2 como en Orizaba, o porque un Gobernador se sentía opacado por el alcalde; o porque el alcalde no era de su equipo y sí de aquél… pero de un modo u otro, los ediles que pasaron, intentaron darle un plus a la capital… y se puede decir mucho en contra más que a favor de los ex alcaldes, pero ninguno de ellos estoy seguro, fue tan mediocre como el actual… se los juro: estoy arrepentido de haber votado por él. Y sí, pudieran decir que estoy “escamado”, pero así como va Orizaba, ¡para qué moverle!

En cuanto a Boca del Río, ojalá que el próximo alcalde tenga el mismo brío que le metió Chiquiyunes a su administración, o quizás mi percepción es errónea y sí esté haciendo un buen trabajo el actual alcalde… pero aún le haga sombra lo que hizo Yunes Márquez…

[email protected]