Disyuntiva en Palo Gacho

Dos o tres hombres arremeten a golpes y patadas contra un policía de la Fuerza Civil del Estado, y aunque éste porta armas, no intentó desenfundar para defenderse; otro compañero suyo, a varios metros de distancia junto a una patrulla de la SSP, temeroso, solamente observa cómo agreden al oficial sin intervenir, tratando de evitar que él también sea violentado.

Es un video breve, donde claramente se observa la brutalidad ciudadana que se comete, por razones desconocidas. Más tarde, la Secretaría de Seguridad Pública del estado explicó que los hechos ocurrieron el sábado 12 de septiembre en Palo Gacho, población del municipio de Emiliano Zapata, “durante una intervención policial por alteración del orden público en el exterior de un expendio de bebidas alcohólicas… (y) por la agresión de civiles hacia los efectivos, éstos decidieron retirarse del lugar”.

El lunes 14, agrega ese comunicado, fue ubicado uno de los implicados en la agresión “por lo que fue detenido y puesto a disposición de la autoridad competente” para la responsabilidad que le resulte. Hasta ahí la narración de los hechos.

En respuesta, el mismo lunes, y ayer, los pobladores bloquearon la carretera carretera libre Xalapa-Veracruz, por esa detención que consideran ilegal de José Luis Contreras Martínez, dueño del depósito de cerveza en dicho lugar, exigiendo su liberación, y a esa protesta, según se informó, se sumaron miembros de las autodefensas, de cuya existencia ya se tenía conocimiento.

¿Qué pasó? Dicen los pobladores que fue por un abuso policíaco, lo cual no coincide con el video señalado; que los elementos policíacos iban a exigir “cobro de piso”, razón por la que reaccionaron así, golpeando al oficial de seguridad. ¿Es realidad los elementos de la SSP cometieron tal delito? ¿Y por qué los que ahora se dicen afectados no utilizaron las vías legales para que, en ese supuesto, los uniformados fueran investigados, y de comprobarse su culpabilidad, recibir la sanción e incluso quedar bajo proceso por un acto criminal?

Parece un argumento coyuntural lo que ahora exponen los pobladores, y en cambio claramente los tres involucrados sí violaron la ley con esa agresión física y de ultraje a la autoridad.

Como nunca antes, los policías o funcionarios públicos son muy vigilados por la sociedad, y cuando cometen un exceso del grado que sea, cosa que no se observa en este caso, son exhibidos públicamente, linchados mediáticamente y sancionados administrativa y hasta penalmente, y eso es un acierto debido a que ellos deben los primeros en respetar las normas jurídicas y los derechos humanos de las personas, pero tampoco puede ni debe permitirse el abuso ni la violencia física o verbal en su contra por personas o un sector de la población que se escuda en defender sus derechos y quiere hacer justicia por propia mano, para eso está la ley.

Indiscutiblemente debe aplicarse el marco legal contra quién o quiénes resulten imputables de algún delito, incluido el de ataques a las vías generales de comunicación debido a esos bloqueos de los inconformes por los daños que causan a cientos de automovilistas que se ven impedidos a transitar libremente por dicho tramo vial, y por lo que se ha informado, el gobierno del estado no va a ceder frente a esa presión de un sector de la población de Palo Gacho, procederá a retirarlos con la fuerza pública, y si la autoridad no lo hace y decide lo contrario, estará mandando un lamentable mensaje al resto de los ciudadanos del estado. Veremos en qué termina este asunto.

Escriba a [email protected]