Piden “moches” en el Congreso local a los alcaldes

Desde el Café

Bernardo Gutiérrez Parra

Hace unos años se armó un merequetengue en el Congreso de un estado vecino, cuando se dio a conocer que mediante un módico “moche”, un diputado local ofrecía los servicios de un bufete jurídico a los alcaldes que tenían problemas con sus Cuentas Públicas, con la garantía de que los sacaría del atolladero. El inculpado desde luego lo negó, pero se quedó sin habla cuando le mostraron un video donde se le ve platicando con un munícipe sobre el tema.

Uno pensaría lector que a raíz de que ese sujeto fue balconeado a nivel nacional, esas cosas ya no se repetirían. Pero no es así.

Una combinación de zozobra y malestar se está generando entre los alcaldes veracruzanos y no les falta razón. Resulta que varios han recibido “sugerencias” o de plano amenazas por parte de gente de peso en el Congreso local, para que resuelvan las observaciones que les hicieron en sus Cuentas Públicas, en determinados despachos que están vinculados con los intereses de un sector de la LXV Legislatura.

La inconformidad ha llegado a tal nivel, que incluso algunos recurrieron a las instancias federales para presentar su queja, pues advierten que tras estas presiones hay intereses económicos muy fuertes y temen que los obliguen, mediante argucias jurídicas, a “contratar” los servicios de los despachos que operan para el Poder Legislativo, a cambio de inmunidad ante el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis).

¿Quién está detrás de todo esto?

En el sur del estado ha sido señalado el actual secretario de Fiscalización del Congreso local, Everardo Domínguez Landa, como la figura que se encarga de “operar” con los presidentes municipales a cambio de garantizarles que todas las observaciones que aparezcan en la revisión de sus Cuentas Públicas, quedarán solventadas.

Y no sólo eso. En los casos más graves, en los que se presume un cuantioso daño patrimonial, el mismo secretario de Fiscalización pone al servicio de las autoridades municipales su despacho –“Domínguez Landa y Asociados SC”- que “por un módico porcentaje” se compromete a limpiar sus expedientes.

¿De a cómo es el módico porcentaje? Lo ignoro, pero imagino que de acuerdo al sapo será la pedrada.

En estos momentos muchos munícipes están siendo citados por el área jurídica del Orfis para que cumplan con la última etapa de solventación de la Cuenta Pública 2018, o de lo contrario sus expedientes serán remitidos a la Fiscalía Anticorrupción.

Varios ediles se han mostrado sorprendidos ante la postura del Orfis, pues desde la Legislatura les habían asegurado que no tendrían problemas si en su sesión de Cabildo aprobaban la reforma constitucional en materia electoral. Pero a pesar de la aprobación, están bailando en la cuerda floja con sus Cuentas Públicas.

Lo que han logrado averiguar los propios alcaldes, es que Domínguez Landa dice estar negociando estos tratos por instrucciones del Secretario General del Congreso, Domingo Bahena Corbalá quien a su vez –según la versión del propio secretario de Fiscalización- estaría atendiendo instrucciones del Presidente de la Junta de Coordinación Política, el diputado Juan Javier Gómez Cazarín.

Si esto es cierto ¡aguas!

Lo extraño del caso es que con esta “Operación Moche” los funcionarios del Congreso estarían pasando por encima de la Comisión de Vigilancia y de su Presidente, Éric Domínguez Vázquez. Y al mismo tiempo estarían usurpando las funciones del Orfis cuya titular, Delia González Cobos, no parece muy interesada en defender el trabajo de sus auditores.

Hasta ahora las inconformidades habían sido contenidas en el propio Congreso y en la Secretaría de Gobierno cuyo titular es Eric Cisneros, pero en caso de trascender a la capital del país, algunas cabezas estarían por rodar.

Los alcaldes están lo que le sigue a inquietos. Y es que en caso de no solventar las observaciones por presunto daño patrimonial, el delito que se les imputaría sería “en materia de corrupción”, que ya fue incorporado al catálogo de transgresiones a la ley que ameritan prisión preventiva oficiosa, en términos del Artículo 19 de la Carta Magna y que, además, son imprescriptibles.

Esto apenas comienza y dará para mucho en un futuro muy cercano.

La bajeza de Bingen para con una mujer

Aunque nos encontramos en el pico de la pandemia del Covid-19, no para la efervescencia política tanto en la aldea como en el altiplano.

Nos cuenta un comensal que vio en la Ciudad de México, específicamente en el Restaurante Suntory, departir el pan y la sal a cuatro distinguidos militantes del PAN.

El encuentro fue el lunes de la semana anterior y participaron el senador Julen Rementería del Puerto, el diputado local Bingen Rementería Molina, Roberto Gil Zuarth (ex senador y ex secretario particular del ex presidente Felipe Calderón), así como Miguel Rodarte ex secretario particular del ex secretario de Gobernación Santiago Creel Miranda.

La charla fue intensa sobre todo porque la grilla se centró en la aspiración que tiene el legislador local en ser alcalde del Puerto de Veracruz.

El junior de la familia Rementeria quería convencer a sus acompañantes que es la mejor opción y para ello les enseñó unas encuestas donde aparece como el aspirante mejor posicionado al interior del Partido Acción Nacional.

Pero Bingen fue más allá al señalar los negativos que tiene su rival, la también diputada local María Josefina Gamboa, haciendo ver que no es posible que esté pensando en postularse.

Sobre todo, recordó el pasado de su homóloga cuando en el verano del 2014 atropelló y privó de lavida a un joven cuando conducía su vehículo en presunto estado de ebriedad, hecho que se suscitó en el bulevar de Boca del Río y por el que fue condenada a pasar un rato en prisión.

Bingen y su papá hicieron mucho énfasis en que era un error que el grupo del ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares pensara en Gamboa Torales, cuando no goza de buena reputación en el puerto donde las familias tienen valores tradicionales muy arraigados.

El comensal que presenció toda la convivencia, se sorprendió de los bajos calificativos que expresaron los Rementeria ante sus correligionarios para referirse a la diputada panista, a quien descalificaron describiendo hechos que en estos momentos en que se lucha por el respeto en todos los sentidos de las mujeres, resultan aberrantes. Sobre todo, viniendo de alguien que aspira a gobernar un municipio como Veracruz.

[email protected]