Omar, maleza de casa…

Omar, maleza de casa…

Salvador Muñoz

 

Por mera desubicación, tomé la avenida Justino Sarmiento cuando tenía que dirigirme a la avenida Pípila… así que tuve que buscar alguna calle que me reincorporara a mi destino primario y entré en la Antonio Pérez Rivera… todo iba bien cuando faltando unos metros para llegar a la avenida Pípila, vi una enorme barda verde al frente… ¡se los juro que me desubiqué de nuevo! ¿A dónde demonios iba a salir? Conforme me acercaba al cruce, empecé a ver qué era esa pared “clorada” (mamila que es uno para no repetir verde): un montón de maleza en el camellón de la avenida Pípila que tapaba el paisaje que regularmente espera uno encontrar… al incorporarme a la rúa, pude ver entonces que toda la avenida estaba así: llena de maleza, yerbas, pastos y demás, sumamente crecidos, tanto, que en algunos cruces peatonales, las personas no se ven y pasan así como el meme de Homero Simpson que se pierde en una barda de arbustos… ¿lo recuerdan? PD Les debo la foto… iba conduciendo…

Sí, a pesar de “los enormes esfuerzos” del presidente municipal (sí, igual me reí cada vez que leí esa oración), muchos puntos de nuestra Xalapa siguen siendo escenarios perfectos para locaciones de un “Walking Dead” por el abandono en que se encuentran camellones, parques y áreas verdes.

Quizás por eso, el diputado local Omar Miranda Romero exhortó a Hipólito Rodríguez Herrero a que active el Programa de Empleo Temporal y le entre a limpiar estos puntos verdes de la ciudad porque de este modo, se mata a dos pájaros de un tiro: se da chamba y se elimina cualquier posibilidad de espacios para la reproducción del mosquito del dengue…

Para poner el ejemplo, el diputado decidió hacer faena en el parque Lomas del Seminario con el apoyo de los vecinos… creo que hasta allí, en términos cívicos, bien merece un reconocimiento Omar Miranda… aunque en términos políticos, ¡no!

Me explico:

Muy independiente de la preocupación por el entorno de la Ciudad Capital que tiene el legislador, parece que le interesa más “hacer campaña” que resolver los problemas internos que guarda el Grupo Legislativo el cual él encabeza. Conste: Párrafo anterior puse “en términos políticos”… no nos enojamos que haga faena…

Las cosas no pasan por lo que son, sino por lo que parecen, y parece que Omar Miranda ya dejó en manos del CEN del PAN la suerte de los ocho diputados de su bancada que le volvieron a jugar chueco en la pasada sesión legislativa y por eso su interés en su campaña verde.

Sí, creemos que posiblemente ya agotó todas las instancias, recursos, modos y maneras de llamar al diálogo, al consenso, al acuerdo con esos ocho diputados y posiblemente lo hayan mandado por un tubo (como AMLO… ¿recuerdan?: “¡Al diablo con sus instituciones!”… esperemos que si así fue, no hayan llegado al rancho de AMLO… eso sí sería feo entre compañeros de bancada…) y quizás por eso, porque ya no hay modo de que haya un arreglo político entre él y sus compañeros, es que se desentiende de uno de los puntos más álgidos que tiene como cabeza de bancada en el Congreso del Estado: la desunión del Grupo Legislativo del PAN.

Así, Omar Miranda manda dos mensajes en su faceta de jardinero:

El primero, el social, el cívico: El alcalde Hipólito simplemente no hace su tarea… y no es la de podar, pero sí de buscar alternativas para atender un problema y el empleo temporal es uno de ellos.

El segundo, el político: Omar Miranda no quiere saber nada de las flatulencias con los 8 diputados que le jugaron chueco… él está feliz haciendo campaña verde, porque sabe que “el que quiera azul celeste…”

Al final, no vaya a terminar Omar como “Jardinero de la calle, maleza de casa”.

 

[email protected]