El vacío en el Congreso / Cabalgando

Cabalgando

Hemos recibido diversos comentarios de grillos, políticos, empresarios, etc., en el sentido de que en el Congreso del Estado se siente un vacío enorme, grande, desde que el diputado José Manuel Pozos Castro dejó el cargo de Presidente de la Mesa Directiva.
Nos dicen que cuando él estaba, en el Congreso había movimiento, que se brindaba atención a la gente, que los canalizaba a las instancias correspondientes para que fueran resueltos sus problemas y necesidades, pero eso se acabó hace unos dos meses.
Desde que movieron de mala manera a Pozos Castro de la Presidencia se tiene un costo político para el sistema porque desde antes de que Rubén Ríos asumiera como nuevo presidente ya se sentía chiquito, y eso que se limitaba a sus funciones de diputado, imagínense ahora que tiene más responsabilidad se sigue habiendo más pequeño.
Es lamentable que por una estrategia política orquestada desde la Secretaría de Gobierno y respaldad por el diputado Cazarín se le haya hecho daño al proyecto del gobernador y ahora el Congreso luzca en una penosa situación de abandono, la medida foucheista hizo daño, ahora el Legislativo es un poder solitario, sin nada, allí no se ve ninguna actividad, el diputado por Tuxpan era el único espacio en donde se atendía a la ciudadanía.