Seguimos manteniendo partidos y senadores caros

Los mexicanos y los veracruzanos seguiremos manteniendo a los partidos políticos y a sus dirigentes muy caros.

Así lo decidieron los señores diputados hace unos días, quienes se negaron a reducir en 50% los recursos públicos que reciben los partidos políticos.

De 500 diputados que tiene la Cámara federal, 274 votaron a favor y 207 en contra de la reducción, lo que no fue suficiente porque se requiere mayoría calificada para aprobar la iniciativa.

En este caso se trata de reformar el Artículo 41, para lo que es necesario el voto aprobatorio de las dos terceras partes de los diputados para modificar la Constitución.

Para que se dé usted una idea del gasto público que representan los partidos políticos.

Para el próximo año están presupuestados más de 5 mil millones de pesos para los partidos, lo que muchos consideran como algo demasiado costoso para el erario público. Para el rechazo de la reforma fue clave el voto en contra del izquierdista PT, aliado de Morena en el Congreso, pero sus legisladores rechazaron la medida por considerar que pondría en riesgo su supervivencia.

Los legisladores de MC consideraron que la iniciativa “era una simulación” porque buscaba beneficiar a Morena y al presidente Andrés Manuel. Pero además de esa fractura de los aliados de Morena en la Cámara fue clave la unidad de los partidos opositores, que argumentaron que la reforma debilitaría la democracia.

Pero a esa decisión de seguir manteniendo con dinero de nuestros impuestos a los partidos hay que agregar que en la Cámara de Diputados se dio marcha atrás a la intención de corregir o revertir la decisión tomada en el Presupuesto 2020, de homologar el sueldo entre diputados y senadores, quienes se inconformaron públicamente con esa decisión.

A principios de diciembre, el presidente de la Junta de Coordinación Política, Mario Delgado dio a conocer que sometió el asunto “a la Junta de Coordinación Política y las distintas posibilidades que teníamos de resarcir esa medida que tomó la Cámara, pero no tuvimos acuerdo de que pudiera votarse algún tipo de fe de erratas o algo parecido”.

Manifestó que si bien se ajustó a la baja el pago a los senadores, lo cierto es que en el Presupuesto global no se redujeron los recursos a la colegisladora, de modo que si en esa instancia deciden utilizar lo asignado para darse dietas superiores a los 105 mil pesos, quedará en sus manos, precisó. Recordó que en el paquete económico del 2020, los diputados dispusieron que la dieta para los senadores sería de poco más de 74 mil 800 pesos, en comparación con los 105 mil pesos mensuales que cobraron este año. Después de someter el asunto al análisis entre los líderes parlamentarios, estos decidieron que no habrá modificación alguna a la dieta y percepciones aprobadas para los senadores. El también coordinador de Morena ofreció buscar salidas jurídicas ante el aval a una medida que avanzó sin notificar a los colegisladores, con lo que se cometió una “falta de cortesía política”.

O sea. Seguimos manteniendo partidos caros y legisladores también caros. A un año de gobierno, otro compromiso de Morena incumplido.

Opine, comente e informe a los correos electrónicos [email protected], [email protected]