La comunicadora nos abrió su corazón y contó la historia sobre el día negro que vivió hace algunos años y le transformó su vida por completo

 

El 2016 parecía el mejor año para Eugenia Debayle, editora de The Beauty Effect, plataforma dedicada a la moda y la belleza, la cual se consolidaba como un referente en nuestro país, además estaba a punto de casarse y de ser mamá, pero un suceso inesperado transformó su vida por completo.

Todo comenzó cuando los médicos le informaron que su embarazo no se había logrado y que era necesario practicarle un legrado. Al llevar a cabo el procedimiento, tuvo un paro cardíaco y Eugenia ya no salió del hospital durante meses; su corazón se detuvo literalmente por 3 minutos, estuvo en coma por 20 días.

Ralph Lauren celebra 80 años imponiendo estilo

“Me tenían que hacer un legrado que es un procedimiento médico bastante común en los hospitales, pero algo curioso es que, no tengo recuerdos de semanas antes de lo que me pasó, pero lo que me dicen es que yo insistía mucho para que me lo hicieran”, explicó Eugenia a El Sol de México.

Añadió, que el paro cardíaco que sufrió fue porque “un medicamento en mi cuerpo no respondió bien, entonces decidieron usar otro, lo que provocó que esas dos sustancias reaccionarán y me llevaron a un paro cardíaco, yo fui como una aguja en un pajar, porque realmente un caso de entre un millón tiene esta eventualidad”.

Luego de haber superado este episodio,Debayle se siente más compasiva, libre y feliz que antes, pues, aunque fue sumamente difícil y doloroso superar el trago amargo que casi le arrebata la vida no perdió en ningún momento la esperanza.

Motivo que la hizo abrir sinceramente su corazón y compartir su lección de vida que la llevó a encontrarse entre la vida y muerte. Mi día negro, es el libro que ella misma escribió para contar desde un punto más íntimo y natural este suceso que además la fortaleció e hizo que se encontrara con ella misma.

“Ocho meses después del suceso yo decía ‘esto es de película y merece un libro’, y de repente se materializó, hay que mencionar que alrededor de lo que me pasó surgieron rumores y especulaciones, que en su momento no aclaré porque no estaba lista, además pues no me interesaban esos comentarios, pero por eso quise escribir mi historia”, comentó la hermana menor de Martha Debayle.

Uno de los hobbies de la guapa editora es escribir, siempre lo hace en las cartas editoriales de la revista y cuando se dio cuenta que también podía escribir este suceso, no lo pensó dos veces “me daba mucha ilusión escribir el libro, yo creo que con esto sané bastante, el libro me salva, siento que es un gran regalo que le ha puesto un gran significado y un propósito a todo esto que me pasó”.

Sobre el nombre del libro dijo que es como una analogía a los días difíciles que tenemos todos los seres humanos, “todos hemos pasado por duelos y no hablo solamente de muertes, sino de todo aquello que se nos escapa de la vida y nos causa dolor e infelicidad, así me pasó, lo perdí todo, incluso a mí misma”.

Cree que las páginas del libro pueden ser fuente de inspiración para las personas que están atravesando por un duelo “si yo pude salir de este bache oscuro en mi vida y tan fuerte, creo que puedo inspirar a otros en la manera de levantarse y que a través de mi libro encuentren algún estimulo de superación”.

De la gran enseñanza que le dejó este suceso, explicó que ella misma comprueba que dentro de nosotros existe una fuerza que nos mueve “yo siento que luché mucho para estar aquí, lo digo porque me lo han contado, mi corazón se apagaba y se prendía, estuve oscilando mucho y eso te habla que hay una fuerza interna, hay algo más adentro de uno que me hacía darme cuenta de que yo que me quería quedar, no me quería ir y por algo me quedé”.

Tres años después de Mi día negro, Eugenia entiende que la vida es perfecta “por algo estoy aquí y tiene sentido, la vida es divina, a veces no lo es, pero algo me está tocando hacer, no sé qué sea, pero estoy segura de que no es una sola cosa, son varias y la primera de ellas, es mi libro”.

La también conferencista se autodefine como una persona compasiva y ecléctica “tengo muchos gustos e intereses diferentes, me considero una mujer con una personalidad muy ecléctica, soy buena persona, creo que no hay maldad en mí”.

Visits: 3