Contra delincuentes, autodefensa; ¿y la policía?

Contra delincuentes, autodefensa; ¿y la policía?

La imagen es elocuente e impactante. Un hombre defendió a su hijo cuando iba a ser secuestrado y mató al delincuente.

El polémico hecho ocurrió en Acultzingo, donde un presunto secuestrador fue ejecutado a balazos en la comunidad de Tecamalucan.

La lamentable situación se presentó durante las festividades a la Virgen de Juquila, cuando un hombre defendió a su hijo al momento que supuestamente intentaban secuestrarlo.

El suceso provocó psicosis entre los feligreses que corrieron a refugiarse en el templo religioso.

Se reportó que el padre que defendió a su hijo fue detenido y puesto a disposición de la Subunidad Integral de Procuración de Justicia (SUIPJ), con base en Nogales.

La mayoría de quienes se enteraron del hecho aprobaron la acción del padre defensor y opinaron que debe quedar en libertad.

Algunos opinaron que ellos harían lo mismo en caso de sufrir un ataque de secuestradores. Es decir, disparar contra los delincuentes.

En medio de tanta violencia que ha pasado a formar parte de nuestro entorno cotidiano, este hecho parece ser uno más de los que ocurren todos los días. Y así podría pasar.

Sin embargo, también indica que junto con los hechos violentos que protagonizan los delincuentes, avanza y evoluciona la reacción de la sociedad.

Ya hemos visto cómo reaccionan los grupos de colonos y ejidatarios cuando se hartan de violadores y asaltantes.

Se organizan en grupos de vecinos vigilantes y cuando capturan a uno de esos delincuentes llegan a lincharlos luego de castigarlos públicamente.

Se han dado casos incluso que los desnudan y los pasean por las calles y luego les prenden fuego, porque constantemente les ocurre que cuando los entregan a la policía a las pocas horas o a los pocos días los dejan en libertad

Le gente ha ido mostrando, de diferentes maneras, su hartazgo de que poco o nada hace la policía para frenar y castigar a los delincuentes.

Lo vimos fin de semana cuando vecinos del puerto de Veracruz capturaron a unos delincuentes y los amarraron, hubo quienes proponían no soltarlos ni entregarlos a la policía.

Pues como vemos, de la misma forma como los delincuentes han aplicado variantes en su manera de actuar y han ampliado el abanico de delitos y los estratos socioeconómicos, la sociedad se ve cada vez más decidida a defenderse ante lo que algunos llaman la indolencia del gobierno.

Por eso muchos justifican que el hombre de Acultizingo haya estado armado y que haya matado al presunto secuestrador en defensa de su hijo.

¿Quiere esto decir que estamos llegando al nivel de no esperar la acción del gobierno para acabar con la delincuencia?

Por lo pronto, ya empezamos a defendernos con nuestros propios medios.

Opine, comente e informe a los correos electrónicos [email protected] y [email protected] Y en twitter @renedelvalleb. También puede leernos en la web site www.diariodexalapa.com.mx.