El plazo de AMLO para Veracruz

Salvador Muñoz

 

Seis meses después de la matanza en Minatitlán, que dejara como saldo 13 personas muertas, entre ellas un bebé, Veracruz se vuelve a sacudir tras el ataque armado que sufriera una familia en Catemaco, con resultado de dos personas asesinadas y nueve heridos, entre ellos, menores de edad. Tampoco podemos dejar de lado el caso Caballo Blanco en Coatzacoalcos, con más de 30 ultimados… seis meses después también se cumple el plazo que, en el Puerto jarocho, se dio el presidente Andrés Manuel López Obrador para que en Veracruz se recuperara la seguridad y paz. Es evidente que no se cumplió lo prometido…

En descargo del Mandatario, creo que a más de uno nos quedó en claro que esas promesas que hizo fueron más para calmarle las aguas turbulentas por las que atravesaba en ese momento Cuitláhuac García Jiménez ante una crisis en la que no atinaba a responder… es evidente que en seis meses nadie resuelve un problema tan grave como es la inseguridad… ya nos lo demostró Miguel Ángel Yunes Linares a nivel estatal… ya nos lo demostró el mismo López Obrador en Culiacán, a nivel nacional e internacional…

Culiacán sin duda será un eslabón débil en el gobierno de López Obrador por todas las aristas que se desprenden de este caso que se pudieran resumir en un Estado doblado por el narco, y si me apuran, por el Terrorismo… pero no se agiten… todos los gobiernos tuvieron su talón de Aquiles y sólo baste hacer memoria para recordar que un Ayotzinapa, que el incendio de la Guardería ABC o que el desalojo violento de maestros en Oaxaca. Sin duda, cada uno de estos casos tiene sus bemoles, pero hasta el momento, ninguno tan grave a la percepción del ciudadano sin apasionamientos ni ismos, como fue el caso de Culiacán… la encuesta de Gabinete de Comunicación Estratégica concentrada en los ataques de este 18 de octubre donde se involucró al hijo del Chapo Guzmán, expone un dato interesante al respecto. Uno de ellos es el que arroja el pensar del encuestado que cree que el Narcotráfico en México tiene más poder que el mismo Presidente de la República y estamos hablando de un 63.5 por ciento sobre un 28.8.

No obstante, creo que estamos todos de acuerdo con Andrés Manuel de que es preferible liberar a un criminal en aras del bien común o lo que es lo mismo, el salvar vidas humanas… pero no apoyamos la decisión del Presidente de negociar con terroristas. Si bien es una decisión que asume el Comandante en Jefe, el costo lo puede pagar caro por la falta de oficio, de diálogo o de incomunicación…

Por cierto, me parece que un Presidente no puede estar “incomunicado” por mucho que esté en Oaxaca, cuando dice Bacon o Hobbes (o ambos) que la Información es Poder…

Si hablo de “falta de oficio, de diálogo” es porque resulta evidente la relación entre Gobierno y Narco donde uno sabe jugar sus cartas y otro, no… por supuesto, esto no es nuevo… siempre se sospechó de esa relación, y no de ahora, pero era como una especie de Leyenda Urbana, de Mito Político, pero en esta ocasión a muchos nos resultó evidente, clara… lo que permea en el sentir del ciudadano con tres dedos de frente, es que ya no vivimos en un estado de Derecho, sino en un Estado de Indefensión total, donde se negocia con terroristas, que no narcotráfico, insisto… creo que el crimen organizado ha superado sus “niveles” en las Escalas del Crimen, si no, que lo diga Veracruz, donde los incendios a locales y negocios, asesinatos múltiples y llevar los primeros lugares en feminicidios y secuestros, hacen pensar que ya no se trata de simples narcos, sino de algo más. Coatzacoalcos, Minatitlán, Xalapa, y ahora Catemaco pueden dar cuenta de ello y comprobar que las promesas de seguridad y paz, son sólo eso… promesas de políticos, como el decir que en seis meses, Veracruz recuperaría su paz y la seguridad.

 

[email protected]