La utilidad del saber

Por: Zaira Rosas

[email protected]

Lo útil, en nuestros días es aquello que sirve para algún fin, aquello que podemos utilizar y que de una forma u otra tiene valor por sí mismo. De acuerdo con Nuccio Ordine en nuestros días el valor para las personas se asigna a lo material, al dinero, a las cosas de las cuáles podemos servirnos, pero él considera útil  “todo aquello que nos ayuda a hacernos mejores”, una de las cosas que en mi opinión hacen mejor a cualquier ser humano, es la EDUCACIÓN, sí así en mayúsculas, porque aún en nuestros tiempos esta no es para todos, y no todos tienen acceso a una educación de calidad.

Nuccio Ordine, escribió un ensayo titulado “La utilidad de lo inútil” donde hace una reflexión del sistema educativo actual, donde las universidades son empresas y los alumnos clientes, por ende se les facilita todo con tal de que puedan egresar, en el sistema educativo de hoy en día, en ocasiones se suprimen materias como filosofía, se omiten la lectura de clásicos, y se dejan atrás cada vez más datos, porque quizás estos datos son inútiles para el sistema, sin embargo olvidan que todos esos clásicos, y formas antiguas de proceder son las que dieron pie al conocimiento, que el saber no es algo que se pueda comprar ni con todo el dinero del mundo, y saber puede salvar a un país de irse a la ruina, de creer en teorías absurdas y dejarse manipular fácilmente.

Para otro gran pensador, Michel Foucault, a través de las instituciones como las escuelas se puede adoctrinar en beneficio del poder, probablemente por ello el sistema educativo se ajusta no para crear doctos estudiantes, sino ovejas de rebaño que se conformen con seguir tendencias y nunca cuestionen o intenten ir más allá. Pero en el individuo está el autodidactismo, el conocer más de lo brindado en el aula e interesarse compartir el conocimiento. Poder enseñar a alguien es de las pocas cosas que nunca nos harás pobres, sino que nos brinda más, compartir un punto de vista con otra persona siempre ayudará a acrecentar nuestras hipótesis y generar a partir del diálogo nuevos aprendizajes.

Una prueba de cuán importante es la educación en la vida de una persona está en Malala Yousafzai, la joven que durante años ha luchado por la educación de las niñas en su país y el mundo y que por ello fue tiroteada por los talibanes. Malala es un símbolo de paz, pero también de lucha por uno de los principales derechos, por ello su visita fue una gran noticia en días pasados, donde el Tecnológico de Monterrey la invitó a una conferencia en México, misma que era imperdible, por ello decidí seguirla vía internet y además de los argumentos que ya sabemos que diría, se le preguntó sobre cómo cambiar el mundo a lo que ella respondió que cada paso cuenta, por pequeño que sea, y no hay edad para hacer un cambio, ella comenzó a los 11 años con un blog que narraba su vida, y resaltó que ahora con las redes sociales los jóvenes tienen una mayor posibilidad de actuar, de hacerse oír y también de siempre estar informados.

Malala es la prueba de cómo puede cambiar una vida gracias a la educación, que saber no te impide conocer y disfrutar de productos comunes como películas domingueras o escuchar al artista del momento, ello no te hace ignorante, mientras también puedas apreciar la belleza de una obra, entiendas el por qué son tan importantes Sócrates, Aristóteles o Platón, conocer un poco de la vida de la joven permite a cualquiera valorar las comodidades con las que muchos cuentan en casa, pero también hace que después de leer su obra queramos compartir eso que tenemos con otros, darle a alguien de comer un día no nos hará pobres, compartir con otro un buen libro o una película incrementa opiniones. Atrevernos a conocer otras culturas viajando quien tenga los medios o desde internet y algunos productos culturales, nos permitirá tener panoramas más diversos, entender y respetar el entorno de otras maneras.

Malala hoy en día es una de las jóvenes más preparadas para el promedio de su edad, aprecia infinitamente su religión y su cultura, pero creo firmemente que el conocimiento que ha adquirido con el tiempo también le ha permitido entender el mundo, el país en el que ahora vive, y sobre todo retomar incluso aspectos de su religión para seguir luchando por su causa.Y a propósito de las aportaciones que todos podemos hacer, quizás es momento de generar propuestas ciudadanas, hay ideas que deben ser escuchadas y no siempre es el gobierno quien las lleva a cabo, muchas de las grandes ideas en el mundo surgieron de civiles, de personas que se atrevieron a hacer algo por su realidad, y atendiendo a la sugerencia de uno de mis lectores, si estás leyendo esto te invito a compartir tus ideas, en el ámbito que sea, ¿Qué podemos hacer para mejorar?.