TEMPLO MAYOR | F. Bartolomé

TODO INDICA que el cerrajero Emilio Gamboa podría abrir hoy el candado para la designación de Raúl Cervantes como Fiscal General. Y es que el coordinador priista trae bajo el brazo varias cartas para negociar.
AUNQUE ya se han manejado varios nombres de legisladores priistas, el entorno de Gamboa asegura que no tiene decidido quién ocupará la Mesa Directiva del Senado, ni tampoco si peleará porque el PRI encabece al mismo tiempo la Junta de Coordinación Política.
EL PRIISTA pondrá ambas fichas sobre la mesa, cuando se siente con los otros coordinadores parlamentarios. Por si hiciera falta más parque, también estará en las negociaciones la Medalla Belisario Domínguez.
ASÍ QUE nadie se extrañe si Gamboa no responde hoy llamadas, pues va a tener una mañana muy agitada.
A PROPÓSITO del Senado, hay quienes creen que el regreso del panista Javier Lozano no es un asunto de política, ni de ética, sino de aritmética. Y todo porque al PRI y al PVEM nomás les faltan tres votos para aprobar el pase automático para Raúl Cervantes como Fiscal General por nueve años.
Y CON ESO de que Lozano ya dijo que ve muy bien a Cervantes, a los priistas sólo les faltaría convencer a otros dos senadores. La pregunta obligada es: ¿y qué recibiría a cambio el poblano? No sean malpensados.
COMO no queriendo la cosa, en estos tiempos en que se andan definiendo candidaturas, los diputados federales del PRD le abrieron las puertas de su plenaria a Salomón Chertorivski, que no es militante pero está más que apuntado para ser candidato al gobierno de la CDMX.
UN DETALLE interesante fue que en su conferencia para un nuevo modelo económico de izquierda, el secretario de Desarrollo Económico logró juntar a los irreconciliables Jesús Zambrano y Guadalupe Acosta Naranjo.
MIENTRAS Donald Trump sigue haciendo berrinches en Twitter, la petrolera estadounidense Chevron está feliz tras abrir su primera estación gasolinera en México, en este caso en Sonora.
QUE esa empresa norteamericana haya escogido el estado que gobierna Claudia Pavlovich no es mera casualidad, toda vez que la administración estatal presume una baja histórica en observaciones a su cuenta pública.
NOMÁS para darse una idea, en las cuentas correspondientes a 2014, el gobierno de Guillermo Padrés recibió ¡mil 150 observaciones! La nueva administración, en cambio, en 2016, únicamente 162. A lo mejor eso explica por qué siguen llegando inversiones.
Reforma
31 agosto, 2017