TEMPLO MAYOR | F. Bartolomé

MUY BIEN le salió a Andrés Manuel López Obrador la encuesta en la Ciudad de México. Nomás hay dos dudas que nadie en Morena sabe explicar.
LA PRIMERA es cómo le hizo AMLO para que su encuesta no coincidiera con la gran mayoría de las encuestas que daban ganador a Ricardo Monreal. Y la segunda es: cómo le hizo para que sí coincidiera con su dedito que apuntaba a Claudia Sheinbaum.
SEA COMO SEA, la delegada en Tlalpan será la “coordinadora de organización”, que es como llaman ahora en Morena a sus precandidatos pa’ que no los sancione la autoridad electoral.
AUNQUE Monreal ya dijo que se quedará en el partido, es evidente que no quedó naaada conforme con la limpieza del proceso, pues dijo que no pudo contra “la nomenklatura” del lopezobradorismo. Menudo trabajo de reconciliación tendrán que hacer en Morena, ya que no pueden darse el lujo de que el zacatecano decida cruzarse de brazos y no operar en favor de su partido en la próxima elección.
YA DEFINIDA la abanderada de Morena, habrá que ver qué deciden PRD y PAN: seguir con la idea del frente opositor o ir cada quien por su lado.
AUNQUE son varios los que se andan promoviendo, en la bancada priista crecen las apuestas de que la chihuahuense Graciela Ortiz será la próxima presidenta del Senado.
NO EN BALDE, dicen, presidió la mesa “Rendición de cuentas” en la Asamblea Nacional del PRI; fue nombrada delegada especial del CEN en Guanajuato; y es una de las lenguas más afiladas con las que cuenta Emilio Gamboa para dar la pelea en la tribuna.
SE DICE que la mexiquense Ana Lilia Herrera es la otra contendiente con mayores posibilidades, sobre todo por su disciplina cuando perdió ante Alfredo del Mazo la candidatura al gobierno de su terruño.
AHORA nomás falta que PAN y PRD permitan el agandalle de Gamboa, que pretende que el PRI encabece al mismo tiempo tanto la Mesa Directiva como la Junta de Coordinación Política, lo cual va en contra de los acuerdos en el Senado y es algo que no se ve desde hace 17 años.
MÁS POR omisión que por acción, el crimen organizado está influyendo en la postulación de candidatos en Sinaloa.
CON ESO de que nadie sabe qué tipo de revelaciones pudieran estar haciendo en Estados Unidos capos como Joaquín “El Chapo” Guzmán y Dámaso López Serrano, “El Mini Lic”, varios políticos sinaloenses andan muuuy nerviosos y, por lo mismo, buscando fuero a como dé lugar.
Reforma