En la UPAV se transforman existencias y construyen historias de éxito: egresado de 71 años

Coatzacoalcos, Ver., 2 de julio de 2017.-La emoción y la satisfacción le embargaron en el momento en que Maribel Sánchez Lara, rectora de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz le entregó el certificado de estudios luego de que concluyera la licenciatura de Derecho a sus 71 años, en ese momento el sueño de Crescencio Rosas Hernández fue una realidad; sus esfuerzos se vieron coronados ante una salva de aplausos que le prodigaron sus compañeros egresados de esa casa de estudios, de sus familiares y del público asistente a la ceremonia protocolaria.

 

Solo fueron décimas lo que le apartaron el obtener la calificación perfecta, pero el momento no lo cambia por nada; allí en su asiento recibió, por padecer en ese momento un impedimento físico, el certificado de estudios por el que tanto trabajó por un espacio de tres años. Las miradas de sus compañeros egresados de la UPAV eran de alegría y orgullo por ser compañeros de un hombre que a pesar de las dificultades que enfrentó, no dejó de prepararse para ser mejor.

 

Recordó que luego de jubilarse de PEMEX fue que decidió estudiar Derecho en la Universidad Popular Autónoma de Veracruz en la sede que esa casa de estudios tiene en Cosoleacaque y durante el tiempo que duró su formación no dejó de acudir a sus asesorías. Agregó que ser parte de esa institución es una experiencia notable en su vida porque en ella se transforman existencias y se construyen historias de éxito.

 

Indicó que en su momento en la ciudad de México estudió la carrera de Electromecánica, pero anidaba en su mente el deseo por estudiar leyes, acción que inició en la capital del país, pero por situaciones del destino cambió su lugar de residencia a la ciudad de Minatitlán en donde tuvo la oportunidad de ingresar a trabajar para la paraestatal ya indicada en donde desarrolló una trayectoria de trabajo hasta su jubilación.

 

Comentó que escuchó palabras de aliento de muchas personas, pero también de desánimo como “para que estudias, mejor cuida a tus nietos”, pero su meta estaba trazada, estudiaría la carrera de Derecho en la UPAV, la institución que le abrió las puertas para que desarrollará sus aptitudes y conocimientos para en un futuro ser  abogado y de la que consideró es una opción educativa con una visión humanista y de corte social.

 

La historia de vida de Crescencio está llena de esfuerzo, de tenacidad, pero también de servicio hacía sus semejantes como el hecho de ser catedrático en diversas escuelas en donde derrochó los conocimientos adquiridos durante su vida y los saberes que la existencia le dio en el transcurso de su actividad como trabajador.

 

Para culminar sus estudios elaboró su trabajo de tesis referente al Derecho Laboral y con ello demostró que cuando se quiere, se puede, solo basta el deseo de ser mejor, de trascender y esforzarse porque solo con dedicación es como se alcanzan los objetivos de cada persona en esta vida.

 

Agradeció a la UPAV y a sus asesores solidarios el apoyo que recibió durante su proceso de formación, así como a sus compañeros por acompañarlo en el tránsito de la excelencia educativa en esa casa de estudios.

 

Al concluir el evento, su rostro era una mezcla de tranquilidad y satisfacción luego de que luchando a brazo partido de forma diaria, su sueño se convirtió en realidad, es una historia de éxito que se formó en esa casa de estudios.